Reseña Histórica

 

Corría el año 1962, cuando quiso Dios llamarnos a forjar comunidad cristiana, mediante decisión del Señor Cardenal Luis Concha Córdoba de ir preparando la creación de la parroquia, lo cual sucedió el 15 de septiembre de 1966, confirmando como párroco al Padre Julio César Latorre, quien se había hecho cargo de la construcción del templo, y sirvió a los fieles hasta el año de 1971.

El Padre Carlos Franco Garavito (1971 – 1980) animó la vida de la parroquia, acogiendo la Renovación Carismática Católica y logrando la notable participación de los jóvenes.

Al Padre Emilio Toro (1980 – 1988), le correspondió completar la dotación y decoración del templo y acoger grupos de formación y compromiso apostólico.

El Padre Jorge Rodríguez Peña (1988 – 2006), compartió su servicio pastoral con el Padre René Arango Piedrahita. Ambos son recordados por su cordialidad y cercanía a los fieles de la comunidad parroquial.

El Padre Daniel Saldarriaga Molina (2006 – 2009), remodeló el templo y se mostró especialmente cercano a la población adulto mayor de la comunidad.

Lo sucedió el Padre Alfonso Rincón González (2009 – 2012), hizo énfasis en el compromiso de crear comunidad, advirtió la necesidad de implementar una pastoral empresarial, de la salud y de la cultura, e impulsó la formación bíblica.

El Padre Henry Rojas Becerra (2013 – 2018), impulsó la acogida y aplicación del Plan de Evangelización de la Iglesia de Bogotá y organizó la parroquia así en lo administrativo como en lo pastoral.

A partir del 12 de diciembre de 2018, nuestro párroco es Monseñor Álvaro Tiberio Vidales Bedoya. Se ha propuesto servir a todos los fieles con la mayor disponibilidad, para crear una comunidad centrada en Jesucristo y unida en el amor fraterno.

Lo que hoy somos lo debemos no solo a nuestros sacerdotes, sino también a numerosos fieles laicos que han amado a su parroquia y la han forjado día a día, desde cuando los esposos Manuel Antonio Cuéllar Durán y Lucila Calderón de Cuéllar, donaron el terreno para la construcción del templo, hasta hoy en día cuando son tantos los fieles que sueñan con dar vida a los valores del Evangelio y se empeñan en seguir “creciendo en comunidad”.

Para la parroquia ha sido una bendición y una gracia contar con las Comunidades Religiosas, Carmelitas Misioneras y Pastorcitas, como también con sacerdotes de la Fraternidad Sacerdotal. Su presencia es testimonio de vida consagrada, de oración permanente, de servicio eclesial.

 

Templo

Vírgenes

Objetos Litúrgicos

Exequias

Desarrollo por San Pablo Multimedia